Parque Nacional Laguna San Rafael

En el marco del proyecto CONICYT “Desde el lago General Carrera al Golfo de Penas: El trazo de una nueva Geografía en Aysén para el Turismo y la Ciencia” VCE80022, iniciativa enmarcada en la Estrategia Regional de Innovación de la región de Aysén, presentamos información específica del P.N Laguna San Rafael junto a un repositorio bibliográfico que contiene información científica actualizada sobre el parque, y un repositorio de videografías, que contienen cuatro videos de transferencia científica realizados en el marco del proyecto.

Esperamos que esta información junto con los artículos científicos que contiene el repositorio bibliográfico del P.N Laguna San Rafael, sea de utilidad tanto para los guías de turismo como los operadores de turismo de la región de Aysén.

Mirador Laguna San Rafael

La información que se presenta a continuación corresponde a lo expresado en forma textual en el Plan de Uso Público del Parque Nacional Laguna San Rafael (CONAF, 2017).

Ubicación: El Parque Nacional Laguna San Rafael (PNLSR) se localiza en la región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo, a unos 110 km al sur de Puerto Chacabuco en línea recta. Según la cartografía digital, abarca una superficie total de 2.234.958,7 ha (superficie actualizada incluyendo área marina, respecto de las 1.742.000 ha señaladas en el decreto de creación del 23 de noviembre de 1983, que pese a reconocer límites marítimos sólo contabiliza la porción terrestre). Esta amplia cobertura gira en torno al Campo de Hielo Norte, ventisqueros relictuales de la última glaciación que se aproximan a cotas cero, condición única en el mundo en estas alturas latitudinales (CONAF, 2017).

Climatología: Según el Atlas de la Región de Aysén (Gobierno Regional de Aysén, 2005), se definen distintos ámbitos climáticos en el Parque Nacional Laguna San Rafael a partir de la regionalización de distintos parámetros meteorológicos. Utilizando la clasificación climática de Köppen, la zona es muy heterogénea, propia de un medio físico que arranca desde la costa del Pacífico hasta la cordillera andina patagónica. Todo el sector costero, que comprende la región archipielágica (sector NW del Parque), Istmo de Ofqui y hasta la desembocadura del río Baker, corresponde a un clima Templado Húmedo Frío (Cfc). La pluviometría es muy alta (3500 – 4000 mm) y la acción del mar modera las temperaturas, con el mes más cálido por debajo de 13ºC de media y el mes más frío con una media por encima de 4ºC; los vientos son fuertes y la nubosidad muy abundante (CONAF, 2017).

Geología y geomorfología: De norte a sur, se distinguen tres unidades desde un punto de vista geológico. En el valle Exploradores hay predominio de rocas plutónicas y forma parte del Batolito Patagónico, de edad entre el jurásico (140 Ma) y el mioceno (18 Ma), con granitos, granodioritas y tonalitas de hornablenda y biotita. El fondo de valle está recubierto de depósitos del holoceno (presente a 100.000 años), bien como depósitos de abanicos aluviales actuales, depósitos coluviales y depósitos fluviales. En general, se trata de sedimentos no consolidados formados por arenas, limos y arcillas.  Hacia el sur se halla la unidad de la laguna San Rafael, sector recubierto de depósitos sedimentarios del holoceno procedentes de las pulsaciones glaciares y a los sustratos graníticos y metamórficos. En su mayoría son de carácter fluvioglacial debido a los avances y retrocesos del glaciar de San Rafael en la laguna de mismo nombre, de carácter deltaico y litoral a medida que se avanza hacia el golfo de San Esteban. El istmo de Ofqui y las playas de San Esteban están formados por sedimentos terrígenos no consolidados. Consisten en arenas silíceas originadas por la acción de la erosión de los glaciares sobre el batolito norpatagónico anteriormente comentado. Una segunda fuente de origen de los materiales son rocas volcánicas y volcanoplásticas que se hallan en el sector de los glaciares de San Rafael y de San Quintín. Entre el transporte de los sedimentos comentados a cargo del río San Tadeo y la acción del océano, los materiales forman la barra arenosa de desembocadura del istmo de Ofqui. Los procesos geomorfológicos más actuales y dinámicos son la acción eólica sobre dicha barra y la acción de las mareas y fuertes marejadas. Las sucesivas etapas glaciales han modelado el relieve que se observa actualmente, generando laderas inestables de fuertes pendientes en las que los materiales (rocosos, glaciales, nivales) son fácilmente removibles por los agentes atmosféricos, la gravedad y la dinámica litoral (CONAF, 2017).

A continuación, se entrega una descripción de los sitios contemplados en las expediciones realizadas en el marco del proyecto, también basado en los expresado de manera textual en el Plan de Uso Público del Parque Nacional Laguna San Rafael (CONAF, 2017).

Istmo de Ofqui: El sector Istmo de Ofqui está adyacente al sector San Rafael, aunque con menos posibilidades de accesos recurrentes, y con más dificultades técnicas y climáticas. El istmo es un gran dominio natural de terrenos inundados, un gran humedal de grandes planicies formadas por sedimentos fluvioglaciares finos y gravas. Tiene, aproximadamente, 450 km2 de superficie y está descrito como uno de los sectores más agrestes, cambiantes y lejanos del Parque. Actualmente solo tiene una vía de acceso, a través del canal Ofqui desciende luego por el río Negro y luego por el río San Tadeo hasta la desembocadura con el golfo San Esteban. Todo este ecosistema tiene tanto atractivos naturales como culturales, con diversos elementos paisajísticos, faunísticos, florísticos y geológicos de un tremendo valor para el turismo, la ciencia y la educación. En términos de biodiversidad, es posible registrar especies animales terrestres, marino-estuarinas muy representativas de este tipo de humedales. La vegetación está compuesta principalmente por bosques denso de coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides) y ciprés de las Guaitecas (Pilgerodendron uviferum), con presencia de variados helechos y enredaderas (CONAF, 2017).

Laguna San Rafael: La laguna San Rafael posee una superficie de 76 km2 es un lago salobre en la cabeza de un fiordo controlado por un glaciar terminal. La laguna se conecta con el océano Pacifico a través del río Témpanos y el golfo Elefantes. Es navegable casi en cualquier época del año, con embarcaciones grandes y pequeñas. Su entorno está relacionado con procesos glaciares que aún se observan a simple vista como el colapso de la pared de glaciar. Su contacto directo al mar lo hacen un cuerpo de agua único y de gran belleza (forma de abanico), de vista amplia hacia varios otros atractivos. Tiene un sistema de playas que funcionan como atractivo perfecto para que los visitantes puedan experimentar completamente el entorno terrestre-acuático, apreciando según la fecha, numerosas aves acuáticas, témpanos flotantes y densos bosques lluviosos (CONAF, 2017).

Golfo de Penas: El Golfo de Penas es una gran extensión marina que limita con el golfo San Esteban. Se caracteriza por temporales violentos y grandes marejadas solo remontadas por grandes embarcaciones. Se presume como paso prehispánico ocupado por los kawésqar (CONAF, 2017).

 

Fuentes bibliográficas:

  • CONAF. (2017). PLAN DE USO PÚBLICO DEL PARQUE NACIONAL LAGUNA SAN RAFAEL 2018 1 2022. Documento N°9 – PTDASPE – Región de Aysén.
  • INE. (2014). http://www.ineaysen.cl/archivos/files/pdf (Acceso: 28/05/2014).
  • Gobierno Regional de Aysén et al. (2005). Plan Regional de Ordenamiento Territorial. Gobierno de Chile.